Categorías
Opinión Videojuegos

Algunos aun jugabamos con los PCs

Por su facilidad e inmediatez muchos de los aficionados a los videojuegos solemos tener cierta tendencia a prestar mucha más atención a las consolas que a los ordenadores. Se mire como se mire esto es algo totalmente lógico ya que las consolas son aparatos especializados mientras que en el mercado del PC los juegos son una aplicación más entre los cientos de posibilidades que nos ofrece un ordenador. Pero no debemos quitarle el ojo de encima a estos locos cacharros aunque últimamente hayan cedido su mejor baza, la originalidad. Mientras muchos observan el lío de Sony y su PS3 en el mercado de los ordenadores se está produciendo un peligroso movimiento para los videojuegos, los sistemas operativos están engordando, con Windows a la cabeza.

Según un artículo de The Inquirer, Windows Vista necesitará al menos 2GB de RAM para jugar a un juego. Evidentemente esto hay que tomárselo con algo de cautela ya que estamos ante una beta, pero ojo, hablamos de un juego de hace más de un año y que solo pedía 256 MB. Con unos requisitos así uno se pregunta si sigue siendo factible el invertir en un PC para jugar a juegos que, además, últimamente ofrecen más bien poco.

Esto no va a matar al PC como plataforma, principalmente porque siempre va a ser lo más fácil de programar, pero el desperdicio de recursos es acojonante. Tal vez sea un buen momento para reivindicar los ordenadores como el hogar de juegos originales que no se pueden replicar en otros aparatos, aunque sea por el simple hecho de que los PC tienen unos periféricos y unas particularidades con las que no cuentan las consolas. O el momento de plantearse el liberar a los juegos de los SO «de escritorio» con juegos que se arranquen directamente desde el DVD o SO pensados en exclusiva para los juegos. Ha de haber algún futuro para los ordenadores que no pase por invertir miles de euros en equipos que no vamos a aprovechar. O si hemos de invertir que sea para algo que merezca la pena.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.