Categorías
Análisis Videojuegos

Soccer Brawl: Fútbol para brutos mecánicos

Ya he podido ver el partido de la selección (vivan las redifusiones a altas horas de la madrugada) y la verdad es que me esperaba más de Ucrania, no una banda de pollos descabezados corriendo detrás de un balón. Aun así España lo hizo bién, goleó porque el rival no se merecía ni la más mínima piedad y tres puntos al bolsillo. En cuanto a nuestra temporada futbolera hoy le toca a otro clásico de los arcades, uno algo más moderno y con mucha leña, de la mano de Nae y sus horribles chistes de D&D.

Soccer Brawl

Desarrollador: SNK
Plataforma: Recreativa
Año: 1991

Veo que Pengo no ha analizado el juego que le tocaba (nota de MrPengo: me parecía feo analizarlo justo ayer), pero no pasa nada, Tehkan World Cup también se lo merece. Hoy voy a hablar de un juego de SNK llamado «Soccer Brawl». Algunos desaprensivos verán ahora este juego y dirán «pero si tiene 15 años» y no se van demasiado (solo tiene 14). Otros verán que es un juego que no ha envejecido demasiado bien. Pero ciertamente, es un juego rompedor.

Basándose en la premisa algo tópica de deporte del futuro, «Soccer Brawl» nos propone partidos (de futbol 7 si no mal recuerdo) donde cada equipo está formado por varios jugadores normales, un capitán y un portero. Los jugadores normales pueden disparar con su cañón de plasma incorporado (cual Megaman), realizar un tiro más potente de lo normal y poco más, mientras que los porteros son armarios roperos con un jetpack a la espalda y una armadura que les hace inmunes a las tretas del resto de jugadores. Pero los capitanes son la nota de color de cada equipo, ya que cada capitán tiene su tiro especial propio, además de ser los jugadores que más corren, mejor saltan, más golpes aguantan, etc… (pero no tienen disparo de Megaman). Sólo se puede elegir entre 8 equipos (Italia, Japón, EEUU, Alemania, Inglaterra, Brasil, Corea del Sur y España), y entre ellos hay 4 disparos especiales (la serpiente, el que va y vuelve, el disparo doble y el destrozaenemigos de España y Brasil).

Los partidos son caóticos (malvados), y desde el momento que se da el pitido inicial en cualquiera de los dos tipos de estadios disponibles veremos como los golpes, disparos y entradas se suceden por doquier. Así, es verdaderamente difícil jugar a futbol, pero repartes leña que ni en un beat em up de la época. Y cada cierto tiempo el azar quiere que metas un gol. Conforme juegas más, descubres los puntos donde se suelen meter goles (como los corners o el tiro especial de los jugadores normales al lado del circulo central), aprendes a usar los tiros especiales de los capitanes (mi favorito es el de Japon – Korea ya que con ese disparo sacas al portero de la portería y luego es gol) o te emperras en meter el disparo imposible tras hacer que este rebote contra la pared. Finalmente, un amigo se pone en el segundo mando (sin pagar) y tras toquitear un poco los botones ve que dandole al segundo botón repetidamente fuerza al rival a saltar cual canguro, lo que pone las cosas más fáciles.

En conclusión, podemos decir que «Soccer Brawl» es un juego tal vez demasiado arcade (si eso es posible), con un aspecto técnico muy potable, tanto en el aspecto gráfico (me encanta que los jugadores conforme reciben golpes cada vez están más cascados) como en el sonoro (las voces y la musiquilla del gol son inolvidables), con las típicas rutinas para meter gol (algo, por otro lado, muy común en la época), y que demuestra que con el futbol se pueden hacer juegos que sin dejar de lado las bases de este deporte, pueden ofrecer algo más que simples partidos (y no, no hablo de «Marko’s Magic Football» o similares).

Opa Opa forever!

Pengo-nota: 6. Nae no le da nota pero para mi es un juego que ha perdido bastante fuelle. Aun es entretenido de jugar pero ya no tiene su toque mágico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.