Categorías
Análisis Videojuegos

Cat Quest

Sí, ya lo sé. Ahora mismo tendría que estar hablando de Elden Ring, que es el GOTY de la semana, en vez de otras cosas mucho menos relevantes. Afortunadamente mi momento From Software lo tuve con King’s Field IV y ya sé de que va el tema.

Lo sé, que los King’s Field y los Souls no son lo mismo pero la receta sí es igual: Un juego de mierda, técnicamente lamentable, que te engancha por que la historia tiene una magia que no sabes definir. Igualmente, no me apetece jugar a eso en este momento así que me distraigo con cositas intrascendentes. Por ejemplo Cat Quest.

Desarrollador: The Gentlebros
Plataforma: PC, Android, iOS, Switch, PS4
Año: 201
7

Voy a confesar que no tengo ni idea de cómo llegó este juego a mi librería de Steam. Imagino que sería parte de algún Humble Bundle o me lo regalaría algún colega porque lo tenía repetido o vaya usted a saber. Lo importante es que, revisando el otro día la eterna pila de juegos a los que no les he dedicado ni un minuto, me llamó la atención lo suficiente como para instalarlo y darle una oportunidad.

¿A caso fue su compleja trama lo que me atrajo? ¿Fueron unos gráficos alucinantes? ¿Unas críticas de la hostia? Pues creo que no. Simplemente pensé que el concepto gato con espada era mono. Para que luego digan que si complejas campañas de marketing y trabajadas estrategias. Pones un personaje cuqui y a mi ya me tienes.

Captura de pantalla de Cat Quest mostrando "La Gatpital"
El tipo de humor que me representa.

Curiosamente, la complejidad de mi razonamiento para jugar a Cat Quest es bastante representativa del juego en si. La cosa empieza con un naufragio, un héroe sin voz que pierde a su hermana en las garras (evidentemente pues es un gato) del malo de turno y un personaje que hace de compañero y va narrando la historia. Nuestro objetivo será, oh sorpresa, rescatar a nuestra hermana a base de combatir con todos los bichos que se pongan en nuestro camino siguiendo las tradiciones de los Action RPG.

Como todo el mundo sabe, Action RPG es una vieja palabra africana que quiere decir «repartir hostias y recoger objetos que van subiendo de nivel» y Cat Quest sigue la definición al pié de la letra. ¿Mazmorras? Hay mazmorras, aunque no demasiado grandes. ¿Cadenas de misiones? También las tenemos. ¿Paseos de punta a punta del mapa? Como para parar un tren ¿Objetos que no vas a usar de ninguna de las maneras porque una vez has encontrado la combinación de armas y armadura que cuadra con tu estilo de juego no la vas a soltar ni loco hasta que salga una mejor? Efectivamente.

Gráficamente el juego es cuqui, un tanto falto de variedad en cuanto a los personajes pero está bien en lineas generales. El efecto de ir caminando sobre un plano a mi me ha gustado mucho pero me contento con poco. Respecto a la música pues se repite constantemente sin molestar. También tengo que decir que años de loops de 20 segundos en los juegos de 8 bits te hacen inmune a todo con que, tal vez, a gente con algo de oído musical le moleste escuchar lo mismo durante 10 horas. Que es lo que viene a durar el juego.

Si no eres de los que quieren darle varias vueltas por el simple hecho de hacerlo, en 10 horas has visto todo lo que Cat Quest tiene que ofrecer ¿Es mucho? Pues la verdad es que, a parte de una cantidad indecente de juegos de palabras sobre gatos, no es demasiado, pero te deja satisfecho. Este es uno de esos juegos que está simplemente bien. No tiene grandes fallos, te entretiene y en tres meses ni te acuerdas de que lo has jugado pero, en momentos en los que tienes la sensación que el mundo no deja de irse a la mierda, puede ser justo eso lo que necesitamos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.