Categorías
General

Art Futura 2004, parte II. (Sábado y domingo)

Continuando con mis aventuras llegue a la casa del mítico Vander, un ser del que se rumorea se alimenta de videojuegos y tiene un cetro de Sailor Moon mágico con el que combate la justicia para liberar el estrés. Allí pude asistir a la demostración del mítico mando que juega solo, un mando de PS2 capaz de ganarte al Fifa por si mismo. Vista su calidad estamos pensando presentarlo a algun campeonato. Después de esto partida al Mario Kart de GameCube en la que fui injustamente derrotado por dos «personajes» que no tienen verguenza y que como me digan que en el SoulCalibur está feo tirar del ring lo van a flipar.

Respecto al alojamiento «Casa Vander» tiene ese exótico toque a «El cuchitril de Joe» que le deja a uno con ganas de volver, volver con un equipo de obras y otro de desinfección. Como colofon a la noche nada mejor que una charla sobre mujeres hasta las 5 de la mañana y ver como la gata de la novia del Vander atacaba a Nae mientras intentaba dormir, sin mucho éxito todo sea dicho. Del resto del sábado recuerdo poco, una conferencia de Filmax, otra de Pixar y la cena friki salonera a la fuimos invitados. Cena que como no incluyó gente cantando a grito pelado, sangría y una selección de tapas capaz de saciar a un peregrino en plena travesía del desierto.

Para terminar nada mejor que salir con los chicos de Radio Game Over a conocer Barcelona bajo una lluvia intensa. Funspot, Isako, Yuanyu y Volcano fueron mis cicerones de la que recuerdo mucha agua, un taxista sin vocación de servicio y una estupida no conversación con la madre de Volcano al día siguiente.

Para terminar nada mejor que una mesa redonda de creadores de videojuegos a la que solo le faltaba un plato de bravas y unos tercios para estar como en familia. En ella Gonzo reconoció nuestra profesionalidad y nuestra pesadez ya que seguimos a este nuestro guia espiritual allá a donde va. Y para terminar este relato de alcohol, cansancio, poppies, ambiente multicultural y cosmopolita nada mejor que cuatro horas de vuelta por la N-340 y 45 minutos para salir de Barna por sus putas obras.

Hala, desde mañana volveré a contar cosas más interesantes, que he estado liadillo con cosas estas semanas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.