a Clockwork Orange

Dust: An Elysian Tail

Escrito por en Análisis, Videojuegos

Razones para jugar a Dust: An Elysian Tail:

  1. La demo que jugué hace unos años me puso totalmente tontorrón.
  2. El morbo de ver un producto con el sello de Microsoft corriendo oficialmente en Linux.

Sí, lo se, soy bastante básico a la hora de tomar algunas decisiones.

 

Desarrollador: Humble Hearts
Plataforma: PC
Año: 2012

La animación, señores. La animación. Eso es lo que me vendió Dust: AET la primera vez que lo vi. Esos animalicos corriendo, saltando y dando hostias con suavidad, ese torbellino de rayos y efectos variados, ese color, ¡esos cielos azules! A mi es que me ponen un juego 2D con buena animación y me pierdo. Si a esto le unimos que es un juego de exploración plataformera pues yo ya estaba dispuesto a dejarme hechizar.

Así, bajo los efectos de los colorines, empecé mi primera partida y cuando lo dejé cuatro horas más tarde ya no quería jugar más. No es que el juego me dejase un mal sabor de boca, ni mucho menos, simplemente me había empachado. En ese inicio Dust: AET me había enseñado todas sus bases y ya no tenía nada más que ofrecerme así que pensé que lo mejor era que terminásemos nuestra relación mientras aun quedaba algo. Desgraciadamente no fui honesto conmigo mismo y volví para terminarlo. Grave error.

Cuando retomé el juego todo lo que veía eran fallos. El control fluido y sencillo se había tornado simple. La exploración era más una carga que un reto. La historia había pasado de dramática a melodramática. Que desastre. Y la culpa no era de Dust, la culpa era mía por no haber aceptado que ya no iba a sacar nada más de nuestra relación.

Captura de Dust: An Elysian Tail

Dust AET es un juego clásico en su estructura y cuando yo buscaba sorpresa él que contestaba con más de lo mismo. No éramos la pareja adecuada. Él necesitaba a alguien mas joven y con la capacidad de sorprenderse aun intacta. Yo me dejé llevar por la belleza sin pensar en algo a largo plazo.

Lo recordaré, pero no lo echaré de menos.

New Zealand Story Revolution

Escrito por en Análisis, Videojuegos

Llevo dándole vueltas a este análisis ya hace un par de meses. Creo que está más que claro que soy un fan declarado del “The New Zealand Story” original, siendo con toda seguridad la recreativa en la que más pasta me he dejado a lo largo de los años, con lo que empezar a soltar chorradas sobre el tema como que no me apetecía. Han sido demasiados años cantando las bondades del original y esperando que en caso de retomarse la idea no convirtieran un bello recuerdo en un sacadineros apestoso o un simple clon sin gracia. La conclusión, para quien quiera ahorrarse el resto del texto, es que “New Zealand Story Revolution” no es “The New Zealand Story”. Vale, es de perogrullo, y que, ¿acaso pensaban que no quería que leyesen el texto?

New Zealand Story RevolutionNew Zealand Story Revolution
Desarrollador: Dreams
Plataforma: Nintendo DS
Año: 2007

Para recoger el testigo de un viejo éxito tienes dos opciones: haces un remake o coges el universo del juego para hacer tu propia adaptación. Ambas rutas tienen sus ventajas y sus inconvenientes pero está claro que nunca vas a conseguir una aprobación total por parte de los fans. La memoria es traicionera y te hace olvidar las cosas malas mientras acentúas las buenas. En este caso, al igual que en sus anteriores producciones para DS, la gente de Dreams ha decidido que la mejor opción era el remake con pequeñas adaptaciones a los tiempos. ¿Era la mejor opción? Posiblemente, el original es un juego que ha sobrevivido bastante bien al paso del tiempo pero unos pequeños retoques tampoco le iban a hacer ningún daño.

Errores de concepción

Sí, voy a usar la típica estructura de bueno vs malo, creo que para un remake es lo más adecuado ya que son juegos que viven a la sombra de sus antecesores. Y guste o no “NZSR” tiene fallos que no tenía el original. El primero es la maldita manía de usar la pantalla táctil en un juego que no la necesita para absolutamente nada. En serio, el elemento más innovador de la DS está resultando un cáncer que enturbia muchos juegos y hace daños donde más duele: la jugabilidad. Si realmente los desarrolladores necesitaban usar las posibilidades táctiles podrían haberse limitado a los típicos minijuegos para cubrir el expediente, pero meterla en fases completas y con usos estúpidos es como ponerse a comentar las humedades del techo en pleno revolcón salvaje. Siguiendo con los paralelismos sexuales, “NZSR”, ha olvidado las ganas de explorar de su antecesor y se ha pasado a la postura del misionero como única opción. Los portales, parte fundamental del original, se han convertido en simples uniones entre fases, perdiéndose la posibilidad de que cada partida resulte una nueva experiencia gracias a los saltos entre diferentes zonas. La consecuencia final es que si “TNZS” es un maze-game con todas las de la ley, “NZSR” es un simple plataformas lineal en el que la única razón para explorar los niveles es encontrar una puñetera llave. Flaco favor a un juego donde el diseño de los mapeados era una de las joyas de la corona.

Aciertos de adaptación

Desde el momento que uno advierte los fallos anteriores ya está claro que este remake no juega en la misma liga que el original. El juego externamente no parece diferente pero “NZSR” está más cerca de “Liquid Kids” que de “TNZS”. Para los que no lo conozcan “Liquid Kids” está casi considerado una continuación de “TNZS”, al menos argumentalmente, aunque se trate de un plataformas bastante menos satisfactorio (igual que el caso que nos ocupa). Pero a lo que íbamos, las innovaciones del juego, sobre todo en el control, han de considerarse muy positivas. Tiki ahora puede correr, volar, nadar más deprisa, escarbar en el suelo y disparar en cualquier dirección, la única pena es que estas características apenas se han aprovechado. Luego está el remozado estético: un tema principal con nuevos arreglos y unos gráficos pulidos para adaptarlos a las capacidades de las nuevas máquinas pero sin traicionar la belleza del primer juego. Tampoco han quedado nada mal los nuevos enemigos finales, bastante más desafiantes que los originales, o el medidor de vida, mucho menos frustrante para los jugadores actuales que el clásico “toque-muerte” tan común en los 80.

La esperanza es lo último que se pierde

El resultado global es aceptable. No estamos ante un juego rompedor pero entretiene. Tiene puntos distintivos pero no traiciona al original. En conjunto es un juego que debería venderse muy bien con un precio de 20 euros, principalmente porque su competencia a precio completo es bastante superior, no porque sea un mal juego.

Pero lo mejor, en mi opinión, es que este juego debería dar pie a una segunda parte. Y cuando digo una segunda parte no me refiero a una vuelta a las raíces, si no a explotar completamente el camino que han abierto. Con sus nuevas habilidades Tiki lo tiene todo para protagonizar un plataformas clásico de nivel con enormes mapeados y un personaje carismático. Los nostálgicos ya hemos recibido nuestro chute, ahora ¿por qué no aprovechar la puesta a punto para hacer algo grande? Los plataformas 2D llevan demasiado tiempo dominados por los mismos personajes y un poco de frescura en forma de kiwi no vendría mal.

Pengo-nota: 6 Está bien y se deja jugar. Tal vez demasiado fácil para mi gusto y con un diseño de niveles que no aprovecha ninguna de las novedades introducidas. Añadir el original como extra habría sido justo y necesario.

4

Spiderman 2: El hombre del pijama rojo

Escrito por en Análisis, Videojuegos

Bueno, mes nuevo, fin de las vacaciones, mi cumpleaños a tiro de piedra, es el momento de retomar el dichoso blog. ¿Porqué no antes? Por que antes lo tenía en blogger que, ¡oh sorpresa!, se llevaba bastante mal con mis navegadores linuxeros, pero ahora uso una aplicación muy maja y sencilla llamada SPHPBlog (el link está ahí al lado) que me permite tener un blog sin despeinarme y sin más requisito que PHP4

Hoy ha tocado analizar Spiderman 2 de Xbox.

Ficha técnica
Desarrollador: Treyarch
Plataforma: Xbox
Género: Plataformas/Acción
Formato: Disco chungo de MS Confidential, sin caja ni nada.

¿De qué va?
Un adolescente (Peter Parker) con graves problemas emocionales es picado por una araña radioactiva que le da superpoderes. En vez de utilizarlos para ligar o sacarse cosas gratis del super se dedica a proteger a unos ciudadanos agoniosos y a comerse la cabeza. Afortunadamente el juego pasa de todo esto y se centra en dar saltos por Manhattan, repartir leches y poder hacer un rato el cabra.

El comentario
A estas alturas encontrar algo nuevo está mu malito y Spiderman 2 como que no es la panacea, pero sus 5 o 6 horas de diversión no se las quita nadie. Lo mejor es pasar de las misiones y solo hacer lo justo para ir consiguiendo las mejoras de las habilidades, porque, insisto, lo mejor es ir a tu aire. El juego en si: hacer misiones chorras, currar a los malos, saltar. Nada del otro barrio pero divierte. Eso sí, el doblaje es malo con avaricia y además no podemos oir la melodiosa voz de Bruce Campbell (“Klatu Verata Nithcushdushuaaa”)

Pengo-Nota
Para mi gusto un 6, sumar +1 si te gusta el depresivo ese que da saltos en mallas.

0